miércoles, 18 de febrero de 2015

EL AHOGADO MÁS HERMOSO DEL MUNDO (ficha técnica glosada en oro).

En clase de técnica de creación literaria:
Leímos una pequeña gran obra de Gabriel García Márquez:



Tuvimos que hacer una ficha. Así fue la mía corregida y glosada por mi profesor:



FICHA DE TÉCNICA EN LA NOVELA

COMENTARIO SOBRE LA TÉCNICA EN

Gabriel GARCÍA MÁRQUEZ, El ahogado más hermoso del mundo

EL NARRADOR

tipo de narrador: 1ª o 3ª persona

¿hay uno sólo o más de uno?
Hay un solo narrador.

hace comentarios o no los hace
Hace comentarios. Narra y describe. Y comenta:

Era Esteban. No hubo que repetirlo para que lo reconocieran. Si les hubiera dicho Sir Walter Raleigh, quizás hasta ellos se habrían impresionado con su acento de gringo con su guacamaya en el hombro, con su arcabuz de matar caníbales, pero Esteban solamente podía ser uno en el mundo, y allí estaba tirado como un sábalo, sin botines, con unos pantalones de sietemesino y esas uñas rocallosas que sólo podían cortarse a cuchillo. Bastó con quitarle el pañuelo de la cara para darse cuenta de que estaba avergonzado, que no tenía la culpa de ser tan grande, ni tan pesado, ni tan hermoso, y si hubiera sabido que aquello iba a suceder habría buscado un lugar más discreto para ahogarse, (En 3ª persona)

en serio, me habría amarrado yo mismo un áncora de galeón en el cuello y hubiera trastabillado como quien no quiere la cosa por los acantilados, para no andar ahora estorbando con este muerto de miércoles, como ustedes dicen, para no molestar a nadie con esta porquería de fiambre que no tiene nada que ver conmigo. (En 1ª persona[P2] )

LOS PERSONAJES

¿cuáles son?

El ahogado expósito más hermoso y más sincero del mundo; los niños que juegan a ser corsarios y balleneros en la playa; las mujeres de los hombres de la mar y, en lo más profundo de su ser y de su corazón, esposas amorosas del hermoso ahogado; los hombres de la mar, maridos de sus mujeres, suspicaces, rezongones y celosos de la hermosura de los ahogados, cuanto más hermosos son éstos más celosos; las mujeres de los pueblos vecinos, envidiosas de la fortuna de las primeras, y sus hombres; la joven de juventud recién estrenada desbordada por la pasión; la vieja compasiva sin pasión y el engalanado capitán del crucero cruzado su pecho de medallas. (Se adivina a lo lejos en el tiempo un grupo de turistas[P3]  con camisas floreadas.)

¿cómo están construidos, cómo sabemos cómo son?

            ¿por la palabra del narrador, por lo que hacen o dicen ellos mismos, por lo que    
             dicen de ellos los demás personajes...?


¿cómo son?

El ahogado es grande, hermoso, el más hermoso del mundo,  y bien dotado, muy bien dotado, para regocijo de las hembras y envidia de los hombres. Su belleza es insolente, tanto que produce un dolor insoportable en la comparación y genera una rabia[P5]  difícil de esconder.

Psicológicamente se sabe que fue tímido y tonto mientras vivió y un tanto, bastante, provocador después de muerto, muy a su pesar. Él no quería morir ni mucho menos provocar, pero su buen corazón, su bonhomía, hizo mil añicos las reservas de los maridos más reticentes y celosos.

Se llama Esteban, aunque la más joven hubiera preferido que se llamara Lautaro como el protagonista rico y hermoso de la telenovela que le tiene robado el corazón.


Le asustaba la ciudad, sobre todo la gran ciudad. Encontró su lugar en el mundo entre sus nuevos parientes. Cambió de nombre y murió de incognito entre ellos. Se sembró en sus corazones y sus casas se hicieron más limpias y más altas y sus puertas y ventanas se hicieron más grandes y hasta la brisa entraba y salía por ellas. El agua brotó de las piedras y crecieron las flores.[P7] 

Los niños son juguetones, como todos los niños del mundo.
Los hombres son bajitos y menos hermosos. Además son pocos (todos juntos caben en siete barcas y se conocen las caras): hay poco donde elegir.
Las mujeres, como gallinas en el corral, siempre estorbándose las unas a las otras (y desde que llegó el hermoso, más).
Los hombres con su lucha interior entre la admiración y la envidia cochina. Las mujeres con sus suspiros silenciosos: “¡Ay! ¡Quién te hubiera pillado en otro tiempo!” (el lugar no importa).[P8] 

El capitán, engalanado con su cruzado mágico de medallas.

Y Ulises[P9] , cotilla, con los oídos tapados con cera pero los ojos bien abiertos, perdido como siempre en medio de los océanos y amarrado al palo mayor de su bajel pirata, temido y bravo. Acostumbrado como está (adicto, diría yo) a las caricias tiernas de las isleñas, le corroe la envidia de la suerte del ahogado hermoso. Con eterna vocación de navegante errante, alejado de su patria por propia voluntad (en esto Homero y yo estamos en desacuerdo), apurando hasta el último sorbo la copa de la dulce aventura con tal de retrasar, posponer y postergar hasta el límite de posible y de lo permitido el obligado regreso a los brazos de Penélope. (A pesar de lo que dicen los estudiosos de los clásicos sabe que los años no pasan en balde; y esto también vale para las arañas tejedoras[P10] .)


LA TRAMA, LOS ACONTECIMIENTOS, EL ARGUMENTO, EL TEMA,
LA ESTRUCTURA

¿qué nos cuenta el relato?

En un pueblito de pescadores del Caribe unos niños juegan en la playa. Divisan un bulto. Creen que es un barco, luego una ballena. Es un ahogado.
Los hombres lo llevan al pueblo. Es grande y pesado. Buscan a sus parientes por todos lados. No los encuentran. Dicen: “Es forastero”.
Las mujeres lo limpian  y lo lavan. Descubren que es hermoso y bien dotado. Se enamoran de él. Deciden: “Es nuestro”.

Seguramente aquéllas que conoció en vida se quejaron de que nunca fue tierno[P11] . Éstas que le han conocido en muerte y estos que hasta en muerte le han envidiado pero que han llegado a quererle como a uno de su familia van a excavar manantiales en los acantilados y a sembrar para que florezcan en él ramitos de violetas[P12] .

¿Cómo está organizado lo que se cuenta?

De forma lineal en el tiempo. La imaginación y los deseos de los presentes añaden notas y creaciones extra temporales.

EL ESPACIO
¿cómo está construido el espacio? ¿cómo sabemos dónde sucede la acción?

El espacio lo conocemos por la descripción  que el narrador hace del lugar: Un pueblo de pescadores situado en lo alto de un promontorio, en un cabo, junto a un acantilado, en un secarral donde no hay siquiera polvo porque se lo ha llevado el viento.

¿Dónde sucede la acción?:
En el Caribe.

¡Qué bien se vive en el Caribe[P13] !

¿es importante el espacio en este relato?

Es importante el espacio escénico. Podía haber sucedido en cualquier lugar del mundo pero los requisitos de soledad (cien años) y de aislamiento que conforman el entorno ayudan bastante[P14] .

EL TIEMPO
¿cómo está construido el tiempo?
¿va todo seguido o hay algún salto atrás o adelante?

Hay saltos en el tiempo. Está combinado el relato lineal en el tiempo con lo que la imaginación que provoca el narrador añade a la vida de los personajes.


LA FORMA DE CONTAR
Narración
descripción
diálogo

Hay narración y hay descripción. Ausencia total de diálogo explicito en el texto. Solamente hay una afirmación bien clara, la de la vieja:
“-Tiene cara de llamarse Esteban.”
Y un suspiro:
“-¡Bendito sea Dios: es nuestro!”

Sin embargo, diseminados en medio de la narración, se adivina el cacareo de las gallinas asustadas picoteando amuletos de mar en los arcones, escapularios de buen viento y pulseras de orientación (1), para colocárselos al muerto y mutuamente estorbándose:
-“Quítate de ahí, mujer, ponte donde no estorbes, mira que casi me haces caer sobre el difunto.”

(1)          Saben que volverá, tiene que volver, no las puede dejar así, tan desamparadas.

EL ESTILO
frase sencilla o compleja
palabras habituales o selectas

Frases sencillas: De punto a punto y tiro porque me apunto. Algunas un poco más largas, con descansillos de comas para comer y repostar y para reposar  y respirar el aire cargado de salitre. En algún momento alguna más larga de lo habitual, interrumpidas con explicaciones, entre comas, naturalmente, necesarias para el viaje.
Lenguaje sencillo[P15]  y algunas palabras, pocas,  relacionadas con el mundo de la pesca y del lugar.

Hasta aquí mi resumen. Respuestas breves a preguntas concisas.
A partir de aquí y ahora comienza mi desvarío:

-------------------------- Cortar por la línea de puntos -------------------------

Tenía que llamarse Esteban. Y fue santo; San Esteban. Hizo milagros después de muerto:[P16]  las casas se agrandaron, los techos se elevaron, las puertas se ensancharon, las habitaciones se limpiaron, las almas se hicieron también grandes y amorosas. Todo por si volvía (volverá, estoy seguro).

No murió lapidado como el primero, el primer Esteban, no había piedras, ni siquiera arena, todo lo más polvo que sólo se levanta del suelo con la brisa cuando ésta raramente se toma la molestia de asomarse de visita fugaz y por compromiso por el lugar. Murió ahogado. Murió ahogado en el mar.

O tal vez no; tal vez cuando cayó al mar ya estaba muerto, ahogado. Porque hay muchas formas de morir y muchas formas de ahogarse.

Se puede morir uno de un infarto, de un ictus, de viejo, de aburrimiento, de muerte natural, de risa e incluso de vergüenza. Esteban posiblemente murió de vergüenza. Pero antes de morir se ahogó. Porque hay formas de ahogarse y no morirse.

Se puede uno ahogar con una espina del pescado, con un trozo pequeño del hueso del pollo mal cortado, con un bolo de pan que no pasa por el caño estrecho de la garganta o por la palabra que se atasca en el desfiladero ocupado por el grito de estopa.

Esteban era el ahogado más hermoso del mundo pero no sabemos de qué se ahogó. Sólo sabemos que apareció en la playa, que unos niños recogieron su cuerpo y que jugaron con él a ser piratas y cazadores de ballenas. Uno de ellos, el líder del grupo, seguramente jugaría a llamarse Acab[P17] .

Yo personalmente creo que Esteban se ahogó porque se le atragantaron las palabras, que se le ahogó el grito primal en la garganta, que su verdadero nombre era Jonás, que escapó de Nínive, que desoyó su vocación, la orden interior profunda y severa del que manda, que se le hizo grande, demasiado grande, insalvable, su profesión y su oficio de profeta. Y huyó. Y eso, huir, trae mala suerte. Por eso le lanzaron por la borda al mar. Por gafe.

Una ballena compasiva, sin embargo, le recogió en su vientre. Bendito sea su vientre. Tuvo tiempo de reflexionar y cuando por fin le vomitó en una playa idílica del Caribe él, Esteban, él, Jonás, retomó y recondujo su trabajo negado e interrumpido en otro tiempo por su mala cabeza y pudo por fin concluirlo. No fue Nínive, la ciudad grande y perversa la gran beneficiada, sino una humilde aldea de pescadores y su afortunada comarca.

El capitán del crucero, probablemente el mismo que siglos antes le lanzara por la borda para evitar que su nave zozobrara, cargado ahora de medallas, señala con empaque y con el dedo el promontorio lleno de rosas desde cuyo acantilado lanzaron por última vez su cuerpo al mar, y explica en catorce idiomas a los turistas asombrados: “Aquel es el pueblo de Esteban”.

Esteban, Jonás, volverá algún día a reconocer y a abrazar a sus parientes y amigos cuando termine alguno de los muchos trabajos comenzados que dejó pendientes sin acabar… en otras playas… a orillas del mar…

-------------------------- Cortar por la línea de puntos -------------------------

Julio Fidel Díez Reinares

Esta ha sido mi interpretación de la historia de “El ahogado más hermoso del mundo”. Yo sé que hay otros que la han contado y cantado a su manera. No quiero afirmar que la mía sea la correcta ni la mejor ni la única. Todo lector es un traductor que reescribe lo que lee en un color y en un idioma distinto. En este mundo traidor nada es verdad ni es mentira. Para muestra y comparación he aquí otro botón:

A mi papa el chocolate le pagaron su salario
y sin pensarlo dos veces salió para malgastarlo,
una semana de juerga y perdió el conocimiento
como no volvía a su casa todos le daban por muerto,

y no estaba muerto no, no y no estaba muerto no, no,          
y no estaba muerto no, no, estaba tomando cañas, lerelele

y no estaba muerto no, no y no estaba muerto no, no,
y no estaba muerto no, no, chevere, chevere, chévere,

pero al cabo de unos días de haber desaparecido
encontraron uno muerto, un muerto muy parecido,
le montaron un velorio y le rezaron la novena,
le perdonaron sus deudas y lo enterraron con pena,

y no estaba muerto no, no y no estaba muerto no, no,          
y no estaba muerto no, no, estaba tomando cañas, lerelele

y no estaba muerto no, no y no estaba muerto no, no,
y no estaba muerto no, no, chevere, chevere, chévere,

pero un día se apareció lleno de vida y contento,
diciéndole a todo el mundo eh! se equivocaron de muerto,
el lío que se formó eso sí que es puro cuento,
su mujer ya no lo quiere, no quiere dormir con muertos,  

no estaba muerto estaba de parranda,       (bis)

a mi papa el chocolate, le pagaron su salario

y no estaba muerto no, no y no estaba muerto no, no,          
y no estaba muerto no, no, lerelele lerelé

Miguel Angel: Ha sido un placer tenerte como profesor. Ha sido un placer tenerte como lector de mis desvaríos. Ha sido un placer recibir mis trabajos obligatorios, en modo alguno obligados, a vuelta de correo con tus glosas, que le dan a los mismos un acabado, un valor añadido, que el original no tiene.
Ha sido un placer tenerte como profesor y amigo.
Puede que lo primero se acabe; lo segundo no, eso espero[P18] .
Un abrazo.
Julio







 [P1]No: una cosa es narrar y otra focalizar o ver a través de alguien o meterse en su interior. El narrador es 3ª persona


 [P2]Esto es que el narrador cede la voz al personaje, en un falso diálogo, en un monólogo interior


 [P3]¿masculinos? No: mejor femeninas.


 [P4]Aquí lo ves y lo dices bien.


 [P5]En los hombres


 [P6]Pues no creas que García Márquez no lo habría pensado.


 [P7]Les hizo tener ilusiones y mejorar


 [P8]Mejor que no fuera en ese pueblo…


 [P9]Buena referencia, porque detrás de esto está la Odisea


 [P10]Y para los peces incansables


 [P11]Al final plantarán violetas


 [P12]Aquí están


 [P13]Ellos no


 [P14]Es la dureza que había hecho estrechos hasta los sueños


 [P15]Y llamativo


 [P16]En efecto: esta es la clave del relato.


 [P17]Otra buena referencia


 [P18] Desde luego que sí.
Muchas gracias por tus palabras, tan cariñosas.
Espero que a lo largo de estos meses-años se me haya notado que tengo más afecto a las personas que a la literatura ¡que no es poco! O, dicho de otro modo, que la literatura no es más que una excusa para estar con vosotros.
Un abrazo.













SOBRESALIENTE 10
Tanto por el comentario “técnico”, como por el “creativo”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ésta es tu casa, paisano, ... ¡y ahí puedes pegar el grito!: